jueves, 23 de mayo de 2013

Los tecnócratas lo hacen bien (y tú no)

Tecnócrata es un nombre feísimo. Casi podría ser un insulto, digo casi porque no vaya a ser que me cuelguen por esto cuando nos gobiernen, uno ya ha aprendido a medir sus palabras. En cualquier caso, es algo que suena mal.

Y quizás sea por ello que esta genial canción de Los Punsetes me da para pensar...


Lo que hace que un tecnócrata nos suene mal es precisamente que lo percibimos de forma artificial. Y ciertamente lo es: si vienen para sustituir a los políticos y a tomar las riendas de una forma más técnica, de forma que los balances cuadren y todos sus cálculos salgan a la perfección, será que la política no importa. Entonces que nos lo digan, que nos digan que nos olvidemos de votar y del supuesto poder que tenía el ciudadano con ello.

Ahora no, ahora el poder viene envasado y listo para desprecintarse y activarse cuando tu país vaya en picado. No deje usted que le dé mucho el sol al tecnócrata; trátelo bien, como a uno más de los suyos o incluso más. Él es la solución, y no le damos la garantía porque no la necesita. Él es perfecto.

Él es perfecto. Lo cual quiere evidentemente decir que está ahí porque nosotros ni lo somos y estamos muy lejos de serlo. "Así deberían ser ustedes, llenos de fórmulas y con capacidad de gestión, parcos de palabras y que no tiemblen sus manos al cumplir con los ajustes"

Y no estoy de acuerdo con esto, creo que tenemos nuestro derecho a ser imperfectos. 
Al menos déjennos ese derecho, que ya pocos nos quedan.

7 comentarios:

  1. Interesante cuestión planteas, amigo, la tecnocracia o el poder de los técnicos. Bien parece que ya esta no sea una sociedad de personas sino de números que se han de cuadrar y cuya necesidad no responde al bienestar social sino a la debilidad de un sistema lastrado y enfermo en su origen como es el capitalismo. Mientras tanto la tecnocracia, va ocupando la sensación de vacío que deja la política. Creo que la causa de todo es un mundo cada vez más deshumanizado.

    Un saludo,
    Juan ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geniales palabras, Juan, lo has hilado tan bien que no tengo nada que añadir. Totalmente de acuerdo.

      ¡Saludos y gracias!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Para lo que quiere expresar, es perfecto, jaja.

      Eliminar
  3. Yo también quiero ese punto de imperfección que me otorga al menos el derecho de decidir sí o no a las cuestiones que pueden plantearse, o que nos dejen plantear. Por que ya hace mucho que hemos dejado de ser personas y somos meros números, o por lo menos es la sensación que nos dan en la mayoría de cosas. Y si un número no rinde lo suficiente, es decir, no provoca una cantidad mayor de números y en positivo (por supuesto) pronto tan sólo tendrán que darle a un botón y cancelarnos incluso la voz. Terrible pero al paso que vamos ya no sé yo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tus opiniones en cuanto a lo de que cada vez son más número y menos persona para algunos. Pero nos seamos tan catastrofistas, que no está todo perdido. ¡Saludos!

      Eliminar
    2. ¡HECHO! VA, te haré caso y no seré tan catastrofista. Que no se diga... jajaja

      ¡Saludos!

      Eliminar